El Ayuntamiento de Sevilla, en un trabajo coordinado entre las delegaciones de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura y Bienestar Social, Empleo y planes integrales de transformación social, ha aprobado hoy en el Consejo de la Gerencia el plan de actuación para la accesibilidad universal en la ciudad que será remitido al Pleno para su debate y votación. De esta forma, se completa el proceso de participación que se ha llevado a cabo durante meses en la comisión municipal de accesibilidad en la que se han recogido propuestas e iniciativas que han sido incorporadas. Este documento recoge un diagnóstico de la situación de accesibilidad en la ciudad y traza las líneas básicas de actuación para los próximos años.

“Este plan de actuación cuya tramitación se culmina ahora permite proyectar y planificar un futuro sin barreras arquitectónicas con un documento que marca las directrices y sirve de referencia para futuras actuaciones y proyectos. Se trata de adaptar el medio urbano para la eliminación de barreras aportando soluciones concretas en las intervenciones urbanísticas, el transporte o la comunicación”, explicó el delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz, quien destacó el trabajo realizado durante los últimos años en materia de accesibilidad y el compromiso del gobierno municipal que ahora se ve reforzado con un documento de diagnóstico y planificación estratégica.

 La estrategia de accesibilidad parte de un primer diagnóstico de más de 1.000 calles de la ciudad, 300 edificios públicos y los distintos servicios municipales, tanto administrativos como digitales. Con esta base, que será ampliada y queda recogida en una plataforma de trabajo para el Ayuntamiento y las entidades, se han elaborado una serie de prioridades y líneas generales de actuación para los próximos años con el objetivo de elevar sensiblemente los niveles de accesibilidad en todos los ámbitos. 

Como primera medida, el plan realiza un diagnóstico de 1.168 calles y espacios públicos de la ciudad, evaluando cuestiones como el ancho, la pendiente, el pavimento, el mobiliario, la señalización o la iluminación y abordando el análisis de la perspectiva de una discapacidad física, visual, auditiva e intelectual. De esta forma se concluye que, en el momento de redacción del plan,  existe un nivel medio de accesibilidad del 43 por ciento con elementos que tienen una valoración más positiva que en otras ciudades como la pendiente y asignaturas que deben ser resueltas como los elementos de mobiliario urbano. El análisis de cada una de estas calles está incorporado en la plataforma digital de trabajo y sobre él se abordará próximas actuaciones municipales con el objetivo de incrementar progresivamente este nivel medio de accesibilidad de la ciudad. 

Para ello, el Ayuntamiento ajustará a esta estrategia los programas de inversiones en reurbanizaciones y mejoras de vías públicas que se lleven a cabo desde distintas áreas y organismos municipales, así como los programas específicos de actuación como el contrato de eliminación de barreras arquitectónicas. Asimismo, el objetivo es avanzar en los trabajos de ordenación de la vía pública en cuanto al mobiliario urbano accesible y la ocupación de las calles por veladores u otros elementos que puedan dificultar los itinerarios accesibles; incrementar las exigencias a nuevas urbanizaciones de iniciativa privada en cuanto al cumplimiento de los parámetros de accesibilidad en todos los ámbitos previstos en este plan, incorporar nuevos criterios de accesibilidad universal en los contratos de adquisición de mobiliario urbano que se aprueben desde el Ayuntamiento y garantizar la accesibilidad universal en cuanto a la ocupación de la vía pública por parte de establecimientos. 

En segundo lugar, en relación con la accesibilidad de los edificios municipales, el estudio realiza un diagnóstico de 284 edificios de uso público en la ciudad de Sevilla entre ellos colegios, instalaciones deportivas o centros cívicos y equipamientos vecinales.  En este caso, aunque el 60 por ciento de los edificios tienen niveles de accesibilidad  el valor medio se sitúa en el 25 por ciento, un índice que se ha venido incrementando en los últimos años con las intervenciones que se han llevado a cabo especialmente en los colegios. 

El objetivo es ir avanzando en estos 284 edificios hasta lograr un nivel de accesibilidad universal óptimo en cada uno de ellos. Se contará para ello con las inversiones anuales en colegios y equipamientos públicos, con proyectos pilotos de plena accesibilidad como el que se llevará a cabo en el centro de participación activa de Sevilla Este o con la inclusión de criterios de accesibilidad universal en los pliegos de concursos arquitectónicos que se promuevan desde la administración. 

En esta línea, el estudio, aborda también cuestiones para mejorar la movilidad urbana y el uso del transporte público. Entre ellas, se avanzará en las zonas con limitación de velocidad 20 o 30, la ampliación de espacios peatonales y restricción al vehículo privado (Plan Respira), la adecuación de la convivencia en los espacios peatonales con los ciclistas y otras formas de movilidad como los patinetes eléctricos, y el desarrollo de mejores sistemas de transporte público para personas con diversidad funcional en Tussam (que cuenta ya con más vehículos adaptados, una tarjeta gratuita y un plan de accesibilidad progresiva en las paradas) y en el servicio de taxis. 

Uno de los grandes objetivos de este plan, además, será reforzar el funcionamiento de la oficina municipal de accesibilidad actualmente integrada en la Gerencia de Urbanismo, incorporando tanto una sede física con más disponibilidad de acceso de la ciudadanía a información y consultas como con una sede virtual. Entre otros servicios se plantea incorporan servicios como el buzón de la accesibilidad, una vía de atención  telemática o un servicio de evaluación y desarrollo de la estrategia municipal de accesibilidad.   

La estrategia apuesta también por poner en marcha programas de ayudas económicas y se estudiarán posibles bonificaciones para promover la accesibilidad universal en espacios privados para favorecer su adaptación siguiendo experiencias como la línea de  subvenciones a comercios y establecimientos para eliminación de barreras o el programa de instalación de ascensores en edificios privados con 800.000 euros en el próximo presupuesto. 

Se está desarrollando  una estrategia de turismo accesible con el objetivo de facilitar y mejorar la accesibilidad a productos, equipamientos, recursos y servicios turísticos. Para ello se pondrá en marcha en las próximas semanas una nueva herramienta que tendrá como objetivo mejorar las visitas a la ciudad. 

Por último, el programa prevé la puesta en marcha de planes de concienciación, educación y formación dirigidos tanto a los técnicos que trabajan en cada una de las áreas como la ciudadanía para lograr un mayor nivel de sensibilización. Estos programas irán dirigidos a colegios, institutos, universidades, colegios profesionales, administración pública o empresas.

 

Toda esta estrategia está programada para su ejecución de forma participada durante los próximos años con un modelo de coordinación entre las distintas áreas y servicios municipales y con una evaluación y seguimiento permanente de los trabajos que se vengan realizando.